+
Rodolfo continuó diciendo: Tenés la naríz de tu mamá, los ojos de tu papá y el sobretodo de tu cuñado. Creame Don Jorge que nunca me había sentido tan humillado como en ese instante; el orgullo inicial, desapareció como una explosión. No pude decir nada y no recuerdo lo que hice, si me retiré o me quedé en el grupo.

El Sobretodo


Cosas de familia

  • El Sobretodo marrón

Le puedo asegurar Don Jorge, que nunca había sentido tanto orgullo como esa tarde que Rodolfo Sicari me dijo: "Adolfo, cuantas cosas tienes de tu familia."

A Rodolfo lo llamaban "artísta", porque en un Circo que pasó por Avellaneda, asistió en un número a un cómico en la pista.

Rodolfo tenía un hermano mayor de nombre Orlando y de sobrenombre Oso, realmente era un oso. Otro hermano menor, que llamabamos "linyera" del cual nunca supe su nombre y realmente, era un linyera.

Las reuniones de los hombres del Barrio eran en la esquina de las calles Estanislado del Campo y Lamadrid, la esquina del¨almacen de Doña Elvire y Don José Sosa, ambos Italianos.

Don José tenía un hermano que lo llamabamos Don Luís, pero su nombre era Domingo, resulta que su esposa, preguntaba por su marído diciendo "lui" que significa "él" en Italiano, de allí la confusión.

Sobretodo_1.jpg

Participaban en esas reuniones: Escofano, el filósofo del barrio; su mérito era trabajar en la "Chade" actualmente Edesur; Goropito, un provinciano con un defecto en su ojo derecho y muy buen contador de cuentos; Tito, el hijo de un marino, tenía un reloj pulsera rectángular con tapa, se lo trajo el padre de un viaje y a todos nos resultaba extremadamente novedoso; El Petizo, que se casó con una señorita de dudosa reputación y era la comidilla del barrio: El chiquito, que era la peste del barrio, había tomado la costumbre de burlarse de mí, hasta el día que puse su cuello en el arco de mi brazo izquierdo y lo apreté con todas mis fuerzas, fue necesario que los mayores hicieran que lo suelte, desde ese momento no me hizo mas burlas y quedé convertido en el gran luchador del barrio, aclarando que soy zurdo. Hay mas personajes, que describiré en otro momento.

Rodolfo Sicari continuó diciendo: Tenés la naríz de tu mamá, los ojos de tu papá y el sobretodo de tu cuñado.

Creame Don Jorge que nunca me había sentido tan humillado como en ese instante; el orgullo inicial, desapareció como una explosión.

No pude decir nada y no recuerdo lo que hice, si me retiré o me quedé en el grupo.

Realmente era así, tengo la naríz de mi mamá, los ojos de mi padre y el sobretodo color marrón, me lo había regalado un cuñado y era usado.

Vea Don Jorge, esa humiliación me acompañó por bastante tiempo; Exáctamente hasta el día que me compré un sobretodo nuevo, pero de color azul.

Adolfo Lazaric

Participe

comparte esta página en: