+
En un paraje olvidado de la civilización, estaba caminando, buscando llegar a algún lugar para pasar la noche, pues había sufrido un accidente con su avioneta y cayó en un lugar totalmente inhóspito...

El Vergel y el Mundo


La civilización

En un paraje olvidado de la civilización, estaba caminando, buscando llegar a algún lugar para pasar la noche, pues había sufrido un accidente con su avioneta y cayó en un lugar totalmente inhóspito, donde la vegetación era muy espesa. De repente se encontró con un pasadizo en medio de esa maleza y se encontró con un lugar hermoso, quedó maravillado, al ver tanta belleza, era un paisaje hermoso, y tenía todo lo que un hombre pudiera desear en la vida. Arboles añosos, que daban enorme cantidad de distintos frutos, plantas que tenían un perfume adorable y eran de bellísimos colores, incluso había un estanque,  con agua purísima y tan transparente, que parecía un espejo. Ahí, todo era calma paz, la música del trinar de las aves, era una suave melodía que era una caricia para los oídos de cualquiera.

Había pájaros de todos los tamaños y colores, que el ser humano pueda imaginar. Todo era equilibrado, el canto de los pájaros, los colores y perfume de las flores, el suave  murmullo del agua al tocar la orilla. El hombre se sentó abajo de uno de los arboles a contemplar tanta belleza y se quedó dormido. Cuando despertó, vió que no era un sueño, que en realidad era como si estuviera en el paraíso terrenal, se pellizco , para ver si estaba despierto, y comprobó que todo lo que vivía en realidad estaba pasando; Luego probó uno de los frutos de esos árboles, del que tenía más cerca y el exquisito sabor era único, mucho mejor que los que acostumbraba a comer, no lo pensó dos veces, se dijo -me quedo a pasar un tiempo largo en este vergel, como lo llamaba.

Dormía siempre a la orilla del estanque, todas las mañanas lo despertaba el canto de los pájaros, la comida la obtenía de los frutos de los árboles. Se aseaba  en el agua pura del estanque y luego salía a recorrer todo el paraje que se presentaba a su vista , aunque nunca salía  de los límites de ese maravilloso sitio, además estaba muy feliz  para pensar en irse.  Así pasaron varios años sin que se diera cuenta, como no envejecía. . Entonces la rutina  de no hacer nada, de tener todo lo que necesitaba para vivir , comenzó a sentir la necesidad, de una mujer , que compartiera todo eso con él. Alguien con quien conversar, y fue ganándole la idea, de salir del vergel para buscar compañía y traerla , para que lo acompañara. Se dijo -saldré de mi vergel y buscare a alguien que me acompañe.

Voy a buscar la salida, pero resulta que no encontró en varios días la salida, buscaba el lugar por donde había entrado, pero no lo conseguía,  después de varios  días de buscar, cuál fue su sorpresa que al internarse por un  pasaje entre la maleza, salió... Fue muy sorpresivo, encontrarse de repente fuera del vergel. Y ese mundo, lleno de monstruos, como el orgullo, la envidia, el temor, el odio, las guerras, la miseria, la violencia y la muerte.. .Ah  !! La Muerte !! No se dió cuenta, que al salir del vergel, había envejecido bastante, ahora estaba inmerso en una vorágine de tal magnitud, que lo envolvió, abruptamente .Quería escapar. . . . pero no podía . . .no podía . . .  Se daba cuenta que se estaba convirtiendo  en un monstruo terrible, peor  que los que había encontrado, porque ese  monstruo era el que contenía a todos los demás. Porque el orgullo, la envidia, el afán de poder, la riqueza estaban dominando su ser.

Y para tener eso, lo estaba invadiendo un monstruo más grande, la violencia. En un momento de soledad pensó, que no quería seguir viviendo de esa manera, quería volver al vergel, pero su voluntad se había debilitado en él,  algo había cambiado. Intentó, buscar el camino que lo llevara nuevamente al vergel, ya era tarde su voluntad estaba dominada, por el poder del dinero, la riqueza, la violencia. . .  .Por un momento si, pudo sustraerse del mundo,  tuvo la imagen de lo que había perdido, pero ya era muy tarde, ya estaba envuelto en ese mundo traicionero, en donde -tu pisas o te pisan - Ese mundo que para sobrevivir hay que luchar a brazo partido, para  poder mantenerte de pie, en  él.

Este hombre llamado  Juan, pensó que así no se podía vivir, peleando todos los días  contra el enemigo rey de los monstruos de la tierra y que siempre podía más que él, --el dinero -- . . .. Pensó entonces, que la única forma de encontrar ese vergel y eliminar los monstruos de esta vida mundana y conseguir de nuevo la paz y libertad  del vergel , el único  modo era . . . .dejarse morir. . .   Quien  sabe  si después , a lo mejor . . . encontrará  de nuevo el vergel .. .

Olegario Juan Caorsi

Participe

comparte esta página en: