+
De todas las mujeres que ocuparon mi vida, solo una fue el amor, era una mujer que no quería relacionarse conmigo. Pero fue tanta la insistencia, que un día accedió a tener una entrevista muy formal...

Amor en el Shopping


Realidad o Ficción

De todas las mujeres que ocuparon mi vida, solo una fue el amor, era una mujer que no quería relacionarse conmigo. Pero fue tanta la insistencia, que un día accedió a tener una entrevista muy formal, pero era tanto el amor que tenía para darle, fue tanta la pasión que ponía en cada frase, que por fin un día en una de las tantas entrevistas que al principio teníamos, se rindió, y me comenzó a mirar de otra manera y así, despacio, lentamente, conseguí que se enamorara de mi, toque el cielo con las manos, el primer beso, fue la gloria.

Después despacio, paso a paso fuimos amantes, pero amantes verdaderos, con un amor  honesto, sincero, yo era sumamente feliz, había encontrado la gloria, la mujer de mis sueños. Era la mujer más bella que había conocido, tanto la amaba, que tenía celos del aire que respiraba, el monstruo tremendo de los celos, me fue quitando la felicidad veía su engaño, en cada acto, la mirada hacia otra  persona me enloquecía,, me separe reprochándole un posible engaño, que no era tal, pero estaba tan enceguecido, que la perdí.

Nunca en mi vida me arrepentí tanto,  pasaron algunos meses, y una tarde, en la calle, en el centro, nos cruzamos, venía con un niño, fuimos a tomar algo y me presento al niño, como un tío lejano, luego quedamos en vernos nuevamente, pero todo fue distinto fuimos a un hotel, ella saco la conversación de los celos, le dije que mi vida era ella, pero parada en la puerta de la habitación, saliendo desnuda del baño, me dijo quieres saber la verdad, jamás te engañe, nunca en mi vida pude engañarte porque te amaba, como ahora, pero las cosas ahora son diferentes estoy casada y tengo un hijo, hoy te deseo y voy a hacer el amor contigo, pero nada más.

Cuando nos íbamos,  le dije nos veremos nuevamente, ella me dijo, aquí cada 15 días, te quiero!  Y se fue, pasaron tres meses, fui a la cita acordada y no vino, fui, varias veces a ese lugar. No vino nunca más. No la volví a ver, aunque siempre estaba en mi corazón la busque, tanto la busque, hasta que se me cerraron todas las pistas para encontrarla. Mucho me costó reponerme de la falta del amor más grande de mi vida, pasaron los años, 6 para ser más preciso, yo hacía  3 años que me había casado y tenido hijos, mi trabajo era agente viajero de comercio. Mi señora era maestra, y periódicamente le llevaba  al nieto a ver a sus abuelos a otra ciudad.

Yo llegué de un viaje, sabía que me quedaría solo en casa por dos días y cuando estaba solo, comía en un shopping, que había cerca de mi casa. Desde que había dejado de verla ya habían pasado 20 años. Cuando iba a comer al shopping, casi siempre iba a la una de la tarde, fue así que me encamine hacia ahí. Cuando estoy entrando por la puerta central, miro y sin querer me tropiezo con una mujer que iba saliendo, al mirarla, para pedirle disculpas, me quede como petrificado. No ! !  no podía ser lo que estaba viendo, lo creía de repente irreal, la mujer también se sorprendió mucho y me miraba atónita,  no lo puedo creer eres tú, ! ! !  Aurora, no lo puedo creer tanto te busque, y ahora así de repente te tengo frente a mi, ella me miró fijamente a los ojos, no lo podía creer eres realmente tu Héctor ?    

Si, si, conteste rebosante de alegría. Tenía parada ante mí, la mujer que tanto había buscado y que nunca había olvidado, mi gran amor de mi juventud con unos cuantos años más, pero con aquellos ojos negros grandes a los que yo llamaba -luceros de mi alma - y ahora nuevamente los tenia frente a mí. Aurora, eres tu mi amor? Si, Héctor soy yo, tu Aurora, aunque han pasado 23 años mas. -Pero sigues ten bonita como entonces, y ahora me encuentro contigo y me parece que fue ayer que nos vimos la última vez.

-Deja todo así, no comencemos de nuevo, yo estoy casada, tengo tres hijos, lo nuestro ya pasó, hace mucho que no nos vemos, cada cual ahora tiene su vida. -Si yo también tengo un hijo, pero no pasó, mi amor por ti no pasó, perdóname por mi culpa, por mis celos se separaron nuestros caminos, pero ahora volvemos a encontrarnos y no quiero perderte, por lo menos déjame  acercarme a ti, ser tu amigo. Ni tu mereces no verme, ni yo merezco estar separado de ti. - Ya es muy tarde Jorge, ya no somos jóvenes. -Por eso mismo, vamos a sentarnos, a tomar algo, vamos a conversar de nuestras vidas, como dos buenos amigos. Sabes?, nunca te olvide, te amo y te amaré siempre. Todos los días, deseaba verte de nuevo, no me niegues aunque sea por diez minutos tomar un café  contigo, como antes te acuerdas? - Si, como olvidarlo ?

-Aurora, tomemos otra vez como antes un café, ven Aurora, vamos, hacia dónde ibas ? -Iba para mi casa, pero tengo tiempo para tomar un café. - Donde vives ? -Te acuerdas ? nada de direcciones nos encontrábamos y nos íbamos al hotel. -cómo no voy a recordar los momentos más felices de mi vida. -Pero ahora es un vago recuerdo. -Para mí, no, siempre quise volverlos a revivir, mira te propongo algo, encontrémonos aunque sea una vez al mes, aquí en este mismo lugar y en esta misma mesa. -No... no se si podre... -Acuérdate, a la una y media de la tarde, si uno de los dos no venía era por razones valederas - Tienes razón y con ansia esperábamos ese encuentro pues Aurora vamos a hacerlo ahora aunque sea una vez más por favor.

  • No sé.... si podre.... -Dime este encuentro de hoy y aquí en el shopping, entre tanta gente y después de tantos años... no te parece, que estaba marcado  en nuestro destino? por favor no desaparezcas ahora, vamos a hacer una cosa, el mes que viene, la primera semana del mes el miércoles a la una y media de la tarde, aquí, en el shopping, en este bar, en esta mesa, nos encontraremos, y juro que si no vienes aceptare tu decisión, no te buscaré, te estoy agradecido igual, después de tantos años, te miro así, tomando el café conmigo y soy feliz. Aunque no te vea más, este momento no me lo sacara nadie mi amor.

-Héctor... porque teníamos que encontrarnos, porque tenía que revivir todo. -Porque nuestro destino -Héctor...ah ! Hector !  Se levantó y se fue, me quedé mirándola, que bonita es, hice ademan de seguirla, pero voy a respetar el acuerdo que teníamos. Al mes siguiente, ahí estaba yo, a la una y cuarto de la tarde, en el shopping, en el mismo bar, en la misma mesa y faltando 5 minutos, para la hora fijada Aurora entro en el bar, vino derecho hacia mí, ella deseaba también estar conmigo.

Charlamos mucho y al final ella me dijo, vamos Héctor no lo podía creer otra vez seria mía. Nos fuimos a un hotel, y vivimos las dos horas más intensas de amor, que nadie debe haber vivido, luego ya estábamos por irnos, y nos miramos y volvimos a  amarnos desesperadamente. Después, ella me dijo  - terminemos aquí, Héctor, ya está, no podemos seguir nos lastimaremos los dos. Le conteste -Nunca Aurora, te haría daño y te digo más, si algo te llegara a pasar, yo desaparecería para siempre y no te buscaría más.  Nos separamos con un fuerte y cariñoso beso y nos  dijimos adiós, le dije hasta el mes próximo, ella no contesto y se fue.

Y por supuesto, al mes siguiente yo estaba en el shopping esperándola, pero no volvió. Luego yo volví varias veces al shopping esperándola pero como si se la hubiera tragado la tierra, fue muy grande para mi este encuentro, hasta había  pensado separarme de mi esposa e irme con ella. Pero un día sentado en el café del bar del shopping, abrí  el diario y al ojear la página policial, veo una foto de una mujer, había sido matada con dos balas en el pecho por su  ex-esposo. La mujer era Aurora González, no lo pude creer era mi Aurora  . el hombre según la crónica un desequilibrado y no tenían hijos... !!!!! Como !!!! Ella me dijo.... mire de nuevo la foto de la mujer, si era mi Aurora,

No me dijo nada, para no comprometerme, yo...la hubiera sacado de ese infierno. Ahora como sigo? me gustaría irme contigo, pero tengo una familia a quien responder..... Aurora siempre vivirás en mi corazón, y por lo menos tuviste un momento de alegría conmigo, antes de que te fueras. Te extrañare toda la vida...

Olegario Juan Caorsi

Participe

comparte esta página en: